¿Meditar? Cómo lograrlo de una vez por todas

¡Hola a todos!

Nuestra vida es estresante. El estrés puede venir del trabajo, las labores de la casa, el tráfico, los pendientes, actividades sociales, etc. De hecho hemos creído que mientras más llenos de actividades estemos, mejor aprovechamos nuestro tiempo y más intensa e interesante será nuestra vida y experiencias.

Nuestra mente nos engaña y juega con nosotros y nos hace creer que, si nos cargamos de cosas y actividades, cualquier insatisfacción que tenemos con nosotros mismos, pensamientos limitantes o creencias de que no podemos lograr algo, se van a ir. Lamentablemente las cosas no funcionan así y aunque tratemos de esconderlo, llega un momento donde todo esto vuelve a nosotros.

La meditación busca crear un cambio en nosotros y transformar nuestra mente. El punto importante es ¿Queremos el cambio? Cualquier pensamiento o rasgo de personalidad que no nos guste y consideremos negativo seguirá ahí a menos que decidamos cambiar algo de lo que estamos haciendo. La meditación pretende traer una consciencia a tu vida de que sí es posible cambiar el contenido de nuestros pensamientos y experiencias si le damos el tiempo y espacio a esto.

Siempre le menciono a las personas con las que trabajo “Sí transformamos la manera en como percibimos las cosas, transformamos nuestra realidad y la calidad de nuestra vida”.  La meditación nos ayuda a familiarizarnos con una manera clara de ver las cosas y cultivar las cualidades que están en nosotros, solamente debemos hacer el esfuerzo de verlas.

Decidí escribir algunos consejos sobre cómo lograr tu primera meditación, ya que es una pregunta que me hacen frecuentemente. La mayoría de ustedes está muy interesado en comenzar una práctica de meditación, pero están asustados y temerosos de no poder lograrlo.

Como lograr mi primera meditación

  • Deja ir la idea de que no puedes pensar y que la mente debe estar en blanco. Esto es imposible. Inclusive el Dalai Lama dice no poder hacer esto. Es la función del cerebro y la mente pensar. No estás buscando no pensar, sino poner tu atención en el foco elegido, como podría ser, la respiración, el cuerpo, etc.
  • Tener una intención clara. ¿Cuál es tu intención a la hora de meditar? ¿Lo quieres hacer porque crees que te puede ayudar o porque alguien insistió en hacerlo? Es importante tener claro porque quieres meditar. Dedicar 5, 10 o 15 minutos a tu día para esto requiere de un esfuerzo de tu parte (con el tiempo se vuelve mucho más fácil y es algo que querés hacer desde que te levantas) por lo que va a ser importante tener una intención y motivación clara de porque hacerlo, ya que así, sentarte y hacerlo será más fácil y verás los beneficios más rápido.
  • No tener expectativas muy altas. Cuando hablo de expectativas me refiero a cosas como tiempo y experiencia. No tenés que hacer 20 minutos para que la meditación sea efectiva. Un minuto, dos o cinco, te van a traer beneficios. De la misma manera tu experiencia a la hora de sentarte no tiene que ser fuera de este mundo ni sentir como que tu cuerpo tiembla o se eleva. Los beneficios los notarás en tu vida diaria y no necesariamente en tu cojín o espacio de meditación.
  • Encontrar el espacio adecuado. El mejor espacio es aquel en el que te sentís cómodo. Idealmente al principio es un lugar silencioso. Normalmente se busca que la persona se siente con la espalda recta en posición de indio, en un cojín, con las manos en las piernas o como le sea más cómodo y los ojos cerrados. Sin embargo, se puede lograr también acostado, o con la espalda contra un respaldar. Lo importante es estar cómodo para no distraerse con una mala postura y así poder centrarse en el foco de atención.
  • Encontrar el tiempo ideal para vos. Lo más importante es ser consistente con la práctica y no el tiempo invertido en ella necesariamente. Es más importante hacerlo todos los días por 1 minuto, que hacer 15 minutos una vez cada dos semanas. Si lo que podés dedicar al principio son 2, 5, 7 minutos no hay problema.
  • Comprender que la mente está llena de pensamientos. Es completamente normal que tu mente este llena de pensamientos que van y vienen. A esto se le llama “mente de mono”, ya que los pensamientos brincan o van y vienen como un mono en un árbol. Recuerda que estás entrenando a tu mente a enfocarse en una sola cosa. Los pensamientos siempre estarán ahí, solo debes elegir poner atención en lo que estás y además ir notando que tipo de pensamientos aparecen y si son los que más convienen.
  • Todo es un proceso y debes tener compasión y gentileza con vos mismo. Como todo proceso, el mismo irá creciendo y lo irás comprendiendo mejor. Lo más importante es la paciencia, compasión y gentileza que tengas con vos mismo sobre el mismo. No hay un destino, solo un camino que recorrer poco a poco.
  • Solo debes respirar. Al iniciar puedes sentarte unos pocos minutos y enfocar tu atención en tu respiración. Esta no debe cambiar, solo debes notar tu respiración normal. Si esto es difícil puedes contar tus respiraciones o enfocarte en la parte de tu cuerpo donde sientes la respiración.

 Recuerda que es un proceso y con el tiempo de irás sintiendo más cómodo. Siempre puedes bajar algún app para meditar (Headspace, Calm, Insight Timer) o video mientras te vas acostumbrando a la idea de hacerlo solo/a. De igual manera puedes visitar un estudio de meditación, ya que algo muy bueno y provechoso es tener una comunidad y apoyo en el proceso. Si esto es algo que te interesa, puedes visitar aquí en mi página y leer más acerca de mis programas “Quiere Como Meditas” y “Quiere Tu Esencia” para aprender más sobre mindfulness y cómo empezar tu propia práctica de meditación. Siempre puedes escribirme con cualquier duda a daniela@quierecomovives.com

 

 

Author: Dani Zamora

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *