Autocuidado: Conectando con el cuerpo

En el camino a la felicidad y el amor propio, uno de las cosas más importantes es poder conectar con nuestro cuerpo y llegar a tener una buena nuestra relación con él, es decir, ir sanando nuestra relación a él. Lejos de atacarlo y pelear contra él, nuestro camino a llegar esto se hace más fácil cuando lo chineamos y conectamos con él y ponemos en práctica el autocuidado. 

He encontrado que las prácticas de autocuidado son la mejor forma de conectar con nuestro cuerpo y demostrarle nuestro amor y compromiso a él. He mencionado esto en otros momentos, como en Instagram stories, pero cuando nos atacamos, ya sea a nuestro cuerpo o algo más de nosotros, nuestro cerebro lo toma como un ataque de cualquier otro tipo y por ende debe liberar hormonas de estrés, adrenalina y cortisol para batallar contra esto. Cuando esto sucede nuestro cuerpo se inflama y esto puede provocarnos enfermedades digestivas, fatiga y cansancio crónico, se nubla nuestra claridad mental y otro sin fin de patologías. 

Si sabes que caes en la trampa de atacarte, una de las mejores formas de ir conectando con tu cuerpo es practicando autocuidado. Estas serías diferentes prácticas en las que estás cuidado tu cuerpo, relajándolo y chineándolo para que se sienta bien pero que además le trae relajación y bienestar a tu mente. 

Aquí les dejo algunas de mis favoritas, pero siéntanse libres de poner en práctica otras que te sirvan a vos:

  • Meditación: Una de mis favoritas siempre. Sentarme a meditar, relajar mi mente y poner mi atención en mi cuerpo me ayuda a dejar ir cualquier tensión que pueda tener, además que la meditación nos hace conectar con nuestra mente y de esa forma nos lleva a un lugar de aceptación y amor. (Si les interesa conocer de meditación pueden leer sobre mis programas para aprender sobre meditación aquí)
  • Utilizar productos de belleza no tóxica: Soy una gran amante y defensora de los productos de belleza no tóxicos o llamados de belleza limpia. Justamente hoy que estoy paseando en Washington D.C. pase un rato de mi tarde en una tienda de belleza limpia (Take Care D.C en Georgetown) probando productos y entiendo como funcionan en mi cuerpo. Básicamente son productos que NO llevan muchos de los peores químicos (que son disruptores hormonales y  no alteran tu piel) y nutren tu piel. (En New York voy a tiendas como Credo, Follain, Cap Beauty o Whole Foods. En Boston también encuentran Credo y Follain y en Costa Rica la marca que uso y me encanta es Aromaflor).  
  • Alimentarse de manera saludable: Una de las mejores formas de conectar con mi cuerpo es alimentándolo de forma saludable. He llegado al punto donde cuando como cosas que no consumo usualmente mi cuerpo me pasa la factura rápidamente y estoy más cansada de lo usual. Mi cuerpo funciona óptimamente cuando lo alimento con frutas, vegetales, verduras y proteína. Es importante saber que esto se ve diferente para todos y de ahí lo importante de observar que le sirve a tu cuerpo. 
  • Darse un largo baño: Nada como tener la posibilidad de darse un largo baño, ojalá en una tina, donde pueda poner unas candelas, música suave, aceites esenciales y relajarme y darle a mi cuerpo el regalo de sentirse bien. De igual forma puedo hacerlo en la ducha y tomarme el tiempo de agradecer a mi cuerpo por lo que hace. 
  • Cosas sencillas como una taza de té hacen sentir a mi cuerpo muy bien. Las que me siguen saben que tomo mucho té, y es porque le da a mi cuerpo ese sentimiento de calidez y hogar que me hace sentir bien a muchas horas del día. 
  • Masaje: Nada como un masaje para liberar tensión  y salir como nueva. No lo hago muy a menudo (es más aquí en New York no lo he hecho nunca, pero en Costa Rica lo hago cada vez que puedo). 
  • Journaling: Escribo en mi diario tanto como puedo, y siempre dejo un espacio para escribir y reflexionar como se siente mi cuerpo después de una determinada actividad, ya sea de relajación o de ejercicio e intento conectar con él y estar consciente que me hace sentir bien y que no. También suelo hacerlo después de algunas comidas, para nuevamente saber que me hace sentir bien. 
  • Gratitud: Todas las mañanas me propongo que en mi práctica de gratitud, una de las cosas por las que estoy agradecida, tenga que ver con mi cuerpo y lo que él hace por mí. 
  • Ejercicio: Nada como una clase de yoga, pilates, barre o una buena corrida seguida de una serie de pesas para que mi cuerpo se sienta bien. Me encanta ver como mi cuerpo es más fuerte cada día y su reacción al ver que lo cuida y me ejercito. Cada día me sorprendo más de lo que soy capaz de hacer. (En los últimos días he caminado aproximadamente 15 mil pasos cada día y mi cuerpo ha rendido de maravilla). 

Estos son los que me hacen sentir bien a mí y conectada con mi cuerpo. Contame si hay alguno otro que vos pones en práctica y si quisieras apoyo para conectar con tu cuerpo y poner algunos de estos en práctica no dudes en escribirme a daniela@quierecomovives.com 

 

Author: Dani Zamora

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *