Conocé más sobre Mindfulness

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness se define como la capacidad de vivir en el momento presente con atención plena, intención y sin juicios. Esto implica que cuando estamos en un momento específico, hacemos un esfuerzo consiente por prestar atención a lo que pasa en ese momento, sin juzgar lo que pasa y con toda nuestra intención, es decir, con todas las ganas.

Ahora, ¿esto qué quiere decir realmente?  No sé si han notado que la mitad de nuestro día vivimos más pendientes de lo que no ha pasado, lo que está por venir o por lo que ya pasó, que por lo que está pasando en ese momento preciso. “¿Qué me voy a comer más tarde?” “Debí haber dicho tal cosa, y no lo que dije”, “mi presentación de la otra semana no está lista”, “¿qué compras debo hacer en el supermercado?”

En nuestro día una mayoría del tiempo vivimos en piloto automático. Muchas veces hacemos cosas y luego no recordamos si ya las hicimos, o cómo las hicimos ni cómo llegamos a ese lugar. Este piloto automático no nos permite presenciar muchas de las cosas de nuestra vida, porque cuando nos damos cuenta ya se fueron. El estar presentes y cultivar atención plena busca acabar con ese piloto automático y ese patrón de estar enfocados en el pasado o preocupado por un futuro que no ha llegado.

Lo que hacemos es que decidimos observar y estar presentes con lo que está pasando en nuestra vida en ese momento, sin juzgar ni querer cambiar lo que eso es. De igual forma podemos notar que esos pensamientos del futuro o pasado están ahí, y decidimos verlos pasar (como nubes en el cielo o los peces en el agua) pero no nos aferramos a ellos ni dejamos que ellos nos definan.

Un concepto importante dentro del Mindfulness que yo he descubierto y que practico mucho, es que el disfrutar más de nuestro día y vida, apagar el piloto automático y presenciar lo que está a nuestro alrededor empieza por nosotros mismos. La presencia se cultiva en una atención plena de nuestras sensaciones, pensamientos y emociones. Es aquí en nosotros mismos, nuestra respiración y nuestro cuerpo que empieza el poder de la presencia. A partir de conocernos, presenciarnos y volcar nuestra atención en nosotros mismos, es que podemos empezar a presenciar el afuera, siempre conectando con cómo nos hace sentir, que pensamos y que sentimientos están presentes en ese determinado momento.

Esto lleva práctica constante y lo más importante la gentileza y los “no juicios” que yo tenga hacia mí y hacia otros. Busca que respetemos el ritmo de cada uno y nos invita a tenernos compasión y a no juzgar el proceso de cada uno. Busca la aceptación de cada uno de nosotros, nuevamente en mí y en otros.

Es por esto que el Mindfulness nos invita a cultivar algunas actitudes que no solamente son esenciales en nuestra práctica de meditación (la práctica formal del Mindfulness) sino que son vitales para nuestro día a día y quiero compartirlas con vos. 

Actitudes para la práctica del Mindfulness

  • Paciencia

Estamos acostumbrados y queremos que todo pase rápidamente. La paciencia es una invitación a desacelerar intencionalmente y permitir el fluir de nuestra existencia sin querer intervenir. Paciencia de que las cosas tienen su propio ritmo y la magia de observar el mismo.

  • Confianza

Tu intuición y capacidad de decisión te hacen conectar con tu sabiduría interna que siempre sabe que es lo mejor para vos.

  • Mente de Principiante

Enfrentar las situaciones de la vida como si las estuviéramos haciendo por primera vez, con una mente de principiante, sin filtros ni juicios. Implica ver la vida y el mundo con ojos frescos permitiéndonos así vivir nuestras experiencias de una forma más pura y conectadas con nuestro cuerpo y sentimientos.

  • No Juzgar

Soltar etiquetas y juicios a los demás y nuestra propia experiencia, y ser observadores y testigos imparciales de la misma. Es aprender a responder y no reaccionar a lo que nos pasa, con mayor presencia y menos categorización.

  • Aceptación

Estar presentes y en aceptación de lo que pasa en nuestro día. Se invierte mucha energía en tratar de cambiar nuestra realidad, que podría invertirse en sanar y crecer y en reconocer la valentía detrás de permitir que mi realidad sea la que es, y presenciar momento a momento.

  • Sin Aspiraciones

Soltemos las finalidades detrás de lo que hacemos o somos. Permitámonos solo ser, sin que esto implique conseguir algo, más que ser nosotros mismos y dejar brillar nuestra autenticidad.

  • Dejar Ir

Este implica el arte de soltar y dejar de aferrarnos a las cosas, tanto positivas como negativas. El aferrarnos es considerado uno de los causantes del sufrimiento humano y la práctica de dejar ir busca que seamos capaces de observar con más claridad y permitirnos ser nosotros mismos sin apegos.

 

Ahora, ¿Cómo terminamos con el patrón de piloto automático y traemos más presencia a nuestro día?

  1. El presente es “un presente”

Busquemos conectar con el momento y recordemos el poder de vivir en el ahora. El mayor regalo que todos tenemos es el presente, y poder vivirlo. Una de las mejores formas de saborear ese presente y recordarnos del poder del ahora es conectando con la respiración. El respirar es un gran acompañante del mindfulness por lo que siempre que sientas que no estás en el momento presente, toma 5 minutos para respirar, observar tus sensaciones, pensamientos y emociones para reconectar con vos misma y volver a lo que estabas.

  1. Escuchá tu cuerpo y mente

La meditación es una gran práctica para desarrollar nuestra capacidad de escucha y conexión. Cuando se escucha esa palabra, se tiende a pensar en que no podré callar mi mente. Las personas con las que hablo de esto, todas me dicen ¡Nunca podré callar mi mente! Como todo en la vida, es un proceso que lleva tiempo.

Se busca que seamos capaces de observar nuestra respiración, sensaciones y pensamientos. Pensemos, ¿cuándo dedicamos tiempo a escuchar lo que nuestro cuerpo y mente quieren decirnos? ¡Casi nunca! Por lo menos así me pasaba a mí. La meditación desde Mindfulness busca que nos situemos en el momento presente y seamos capaces de reconocer lo que pasa con nosotros, tanto con lo que pensamos como con lo que sentimos.

  1. Solo tenés que poner atención

La idea es buscar un espacio cómodo, silencioso y seguro en el cual cerrar nuestros ojos, y observar nuestra respiración y todas las sensaciones que esto genera en nosotros, luego observar nuestras sensaciones no solo las relacionadas con la respiración y luego nuestros pensamientos. Por último podemos hacer la práctica de observar si las sensaciones y pensamientos van de la mano. En fin lo que se quiere es la atención plena. Cuando somos capaces de poner toda nuestra atención, así sea por 5 minutos, en nosotros mismos, empezamos a entrenar nuestra capacidad de poner nuestra atención e intención en lo que nos rodea y conectar más con las personas a nuestro alrededor. Esto por supuesto nos lleva a vivir una vida de mayor disfrute.

  1. Aceptación sin juicio

Poco a poco, y sin juzgar, en el día a día por medio de crear más conciencia de lo que pasa conmigo y con la meditación, se logra un mayor control de uno mismo, de nuestras reacciones, emociones etc. Quiero aclarar que no se busca eliminar nada de uno mismo, es solo desarrollar la capacidad de observación y así decidir con gentileza si hay algo en nuestras reacciones que se desee modificar.

Si queres saber más sobre como aplicar el Mindfulness a tu vida podes leer mis artículos de Mindfulness en el trabajo, como empezar tu día con presencia o sobre como incorporar la meditación a tu día. 

El Mindfulness es un maravilloso estilo de vida que nos permite traer más aceptación, compasión, atención y disfrute a nuestro día, momento y a nuestra vida. Te invito a conocer más sobre Mindfulness en mis redes sociales, y a través de mis sesiones. Pronto tendré junto a otras chicas los módulos “Mindfulness de la Vida Diaria” para que no dejes de chequear la información en mis redes sociales o mandarme un correo a daniela@quierecomovives.com y te mando toda la información. 

“Solo observa este momento, sin tratar de cambiarlo todo. ¿Qué está pasando? ¿Qué sientes? ¿Qué ves? ¿Qué estás escuchando? ~ Jon Kabat Zinn

 

Author: Dani Zamora

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *